18°C

face icon tw icon

Ha muerto Al Jarreau, la voz de terciopelo del jazz

Valora este artículo
(0 votos)

El vocalista de jazz Al Jarreau, crooner de voz aterciopelada, falleció ayer en un hospital de Los Ángeles a los 76 años tras varios días de hospitalización.


Hijo de un pastor evangélico y quinto hermano de una familia de seis, Jarreau se hizo como cantante allá donde se forjaban las mejores voces del momento –esto es, en la iglesia, donde, para más señas, su madre tocaba el piano– y, después de licenciarse en Psicología, empezó a alternar su trabajo como rehabilitador en San Francisco con sus actuaciones junto a George Duke, el legendario pianista que se codeó con Dizzy Gillespie, Frank Zappa y Miles Davis.

A finales de los sesenta Jarreau ya había decidido dedicarse en cuerpo y alma al jazz, pero no fue hasta bien entrada la década de los setenta cuando su nombre empezó a circular por las listas de ventas gracias a «We Got By», su primer trabajo. A partir de ahí, la carrera del estadounidense no hizo más que ganar altura hasta llegar a «Look To The Rainbow», trabajo con el que se embolsó su primer Grammy y, sobre todo, «Breakin’ Away», álbum con el que estrenó los ochenta dándose un baño de masas y patentando esa mezcla de jazz vocal, soul ligero y pop con vistas al funk con la que buscaba darle una pátina de contemporaneidad al sonido de su juventud.

Sus cabriolas vocales, rayanas con el exhibicionismo para algunos, también hicieron buenas migas con el samba, encontraron en la guitarra algodonada de George Benson una compañera de viaje a la altura y supieron hacer suyas canciones de titanes del jazz como Bill Evans y Duke Ellington. En activo hasta el pasado verano, cuando pasó por el prestigioso festival de Montreaux, Jarreau tenía programada para este año una gira por Estados Unidos y Europa que, sin embargo, ya se vio obligado a cancelar hace una semanas después de ser hospitalizado por cansancio extremo.

 

 

Deportes en el Recuerdo

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4

logo-ud-pie

 

 

logoweb-ud